fbpx

Parálisis del sueño: una experiencia extraña pero habitual

Estoy seguro de que alguna vez te has interesado por la llamada parálisis del sueño, ya sea porque la has vivido en primera persona o porque algún familiar o amigo te ha contado su propia experiencia. Y es que este estado de alteración de nuestra consciencia que se da durante el sueño es más común de lo que parece.

Sin embargo, puede que te sientas ansioso si la sufres más de una vez y que llegues a pensar que tienes un problema. En realidad son episodios temporales y benignos si no están asociados a otro tipo de enfermedades como la narcolepsia.

Para los expertos en trastornos del sueño se la considera una parasomnia. Lo habitual es que la persona lo sufra con mayor frecuencia a edades tempranas y en la adolescencia, disminuyendo su frecuencia conforme se va madurando.

Síntomas de la parálisis del sueño

Los síntomas son desconcertantes para quienes los sufren y extraños para quien nunca los ha sufrido:

  •  No puedes moverte. La catalepsia es uno de los síntomas más característicos de esta situación.
  •  Te despiertas, sientes que estás consciente pero no puedes hablar.
  •  Algo o alguien te oprime el pecho, o te agarra de los pies. Los famosos súcubos e íncubos tienen aquí su origen.
  •  Escuchas sonidos de pasos o crujidos.
  •  Sientes que flotas o que tu cuerpo está vibrando.
  •  Sientes alguna presencia en la habitación, que habitualmente se siente como hostil. Brujas, fantasmas, hombres oscuros, extraterrestres… son algunas de los ejemplos.

Con este conjunto de síntomas, lo normal es que la persona sienta miedo. Mucho miedo.

Si es tu caso, sigue leyendo, a ver si conseguimos quitarle hierro al asunto 😉

Algo de neurología

La causa principal de la parálisis del sueño es la atonía muscular de la fase REM.

Cuando estás en la fase de sueño REM, el cuerpo se paraliza. Esto es lo normal para evitar que durante los sueños actúes lo que sueñas.

El causante de esta parálisis es la glicina, un neurotransmisor, que interviene en la formación reticular del tallo encefálico. Si la glicina se libera en el momento inadecuado, es decir, cuando te estás despertando o saliendo del sueño profundo, tu cuerpo está paralizado pero tú estás consciente.

La parálisis del sueño puede darse en la transición entre la vigilia y el sueño (hipnagógica), o entre el sueño y la vigilia (hipnopómpica).

Al estar en ese momento intermedio, el cerebro  tiene sensaciones fuera de lo común. Por este motivo puedes sentir ese tipo de percepciones. Es posible que te sientas confundido y con miedo.

Sin embargo, tienes que tener claro que la parálisis del sueño no es algo peligroso.

La parálisis del sueño en otras culturas

Al tratarse de una experiencia universal, diferentes culturas la han interpretado a la luz de sus creencias, y le han dado diferentes nombres. En México, por ejemplo, se le conoce como «subirse el muerto»

Íncubos y súcubos también toman diferentes nombres en distintas regiones. Por ejemplo, en Japón le llaman Kanashibari, Ogun Oru entre los yorubas de Nigeria, Trauco en Chile, El Mohán en Colombia, Tintin en Ecuador, Jarel en México o Machu en Perú. Estos son, entre otros, diferentes nombres para experiencias similares.

¿Hay solución?

Si te agobia estar en este estado y lo que quieres es que tu cuerpo se mueva, hay algunos «truquillos»:

  • Pon atención en una pequeña parte de tu cuerpo, como la lengua, o el dedo meñique, y concéntrate en mover únicamente eso.
  • Concéntrate en tu ombligo y pon tu intención en llevar ahí tu respiración.
  • Aunque también puedes aprovechar para acceder al sueño lúcido desde la parálisis.

Por otra parte, si la parálisis está asociada con otra enfermedad como la narcolepsia, lo mejor es que consultes con tu médico para que pueda valorar.

Si se trata de episodios independientes, asociados a estrés o ansiedad, el tratamiento más efectivo es la terapia MR desarrollada por el neurólogo S.Ramachandran. Consiste en cuatro fases:

  1. Reevaluación cognitiva de la experiencia
  2. Distanciamiento psicológico y emocional
  3. Enfoque atencional
  4. Relajación física

Si sufres parálisis del sueño y te gustaría saber más información sobre la terapia escríbeme a info@sonarlucido.com

Estaré encantado de ayudarte 😉

Y tú ¿Has tenido alguna vez parálisis del sueño? Cuéntanoslo en los comentarios.

Opt In Image
SUSCRÍBETE Y DESCARGA GRATIS EL CURSO
"LOS 5 ELEMENTOS DE LA LUCIDEZ"


He leído y acepto la política de privacidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.