fbpx

¿Viajes astrales y sueños lúcidos son lo mismo? Un análisis en profundidad

Sueños Lúcidos y Viajes Astrales son dos palabras que hacen referencia a una experiencia. La pregunta es ¿Se refieren ambas palabras a la misma experiencia, o las experiencias tienen unas características diferentes que permiten categorizarlas en grupos separados?

¿Qué tienen en común los Sueños Lúcidos y los Viajes Astrales?

Sueños Lúcidos (SL) y Viajes Astrales (VA) pueden agruparse en un conjunto más general: Experiencia Fuera del Cuerpo (EFC).

Se define EFC como aquella en la que el sujeto percibe un entorno desde un lugar distinto al del cuerpo físico.

Según la definición, en esta categoría también entrarían los sueños ordinarios. Sin embargo la diferencia entre SL/VA y Sueños Ordinarios sería el grado de conciencia. Así se puede establecer una primera distinción dentro del grupo EFC. SL Y VA serían EFC conscientes y Sueños Ordinarios, EFC no consciente.

Hay otros tipos de EFC como las que ocurren en las Experiencias Cercanas a la Muerte (ECM), las EFC inducidas por sustancias o las EFC provocadas en laboratorio con estimulación magnética (Michael Persinger-casco de Dios)  o estimulación eléctrica (Olaf Blanke).

Otras semejanzas entre Sueños Lúcidos y Viajes Astrales

1.FORMA DE ENTRADA:

  • En los VA el «desdoblamiento» ocurre desde el estado de vigilia. Los sueños lúcidos tipo WILD también.

2. SEÑALES:

  • Algunos de las señales previas al «desdoblamiento» son las vibraciones, ruidos o voces. En los SL tipo WILD también.

3. FENOMENOLOGÍA:

  • Habitualmente el espacio inicial en los VA es el dormitorio, u otras dependencias de la casa. En los SL tipo WILD también.
  • Una característica típica es ver el propio cuerpo durmiendo, lo que se conoce con el nombre de autoscopia. En los SL tipo WILD también.

4. CAPACIDADES:

  • La comunicación con otras entidades a veces es telepática.
  • Se pueden infringir las leyes del mundo físico: volar, atravesar sólidos, teletransportarse, respirar bajo el agua…
  • Todas estas características también se recogen en textos sobre SL.

¿Qué diferencias hay entre Sueños Lúcidos y Viajes Astrales?

En realidad las diferencias están no en la experiencia en sí, sino en la interpretación que se da a la experiencia. Las interpretaciones son la elaboración de la persona a partir de su experiencia. No son la experiencia en sí.

Es decir, dos personas podrían tener exactamente la misma experiencia, e interpretarla de forma diferente. Y como consecuencia, pensar erróneamente que han tenido una experiencia distinta.

Y, a partir de ahí, catalogar a la experiencia del otro como más o menos espiritual, de mayor o menor nivel, etc. Cuando en realidad la experiencia es la misma.

Porque en la interpretación influyen las creencias, la cultura y los conocimientos personales. Y eso es como llevar unas gafas con los cristales de un color.

Los que lleven cristales azules estarán convencidos de que el mundo es azul. Los que los lleven rojos pensarán que el mundo es rojo.

Los que eligen el concepto Sueño Lúcido interpretan que lo que se percibe es una elaboración de la propia mente. Entienden que todos los escenarios, personajes y sucesos forman parte del mundo mental interno.

Los que eligen el concepto de Viaje Astral interpretan que existe un cuerpo astral, diferente del cuerpo físico aunque asociado a él, y que puede separarse en determinadas circunstancias.

Asumen que los «espacios» a los que accede el cuerpo astral son planos distintos al físico. Con diferentes leyes de funcionamiento que el plano físico. Pero igual de objetivos que el plano físico.

Es decir, son mundo externo al perceptor, y por tanto, con posibilidad de ser consensuados y compartidos por otros perceptores.

 

¿Qué críticas hay a la interpretación de Viaje Astral?

Los defensores de que el VA es sólo un tipo de SL sostienen que todavía nadie ha probado que el «espacio» al que se accede sea consensuado u objetivo.

Para demostrar que se trata de un espacio consensuado, dos o más «viajeros» deberían describir de igual manera un mismo escenario. Y esta descripción ser sometida al criterio de jueces independientes. Además este hecho tendría que ser replicado por más sujetos.

Sabemos que una mesa existe de forma objetiva en el plano físico, porque independientemente de la persona que perciba la mesa, ésta provoca sensaciones iguales en todos.

Alguien puede tener la certeza de que existe objetivamente una mesa porque la ve, la toca, oye cómo suena al golpearla, etc. Pero si es la única persona que puede percibir la mesa con esas características, esa mesa no existe en el plano objetivo. En todo caso existe en el plano subjetivo.

Para demostrar la objetividad del plano astral se debe exigir lo mismo que en el plano físico. Por muy real que parezca al perceptor, si no hay consenso no se puede categorizar como objetivo.

Otra forma de demostrar que se trata de un «espacio» externo, sería verificando información que ni se sabía de antemano, ni se podía intuir a partir de datos conocidos.

Esas verificaciones tampoco se han demostrado en situaciones controladas.

Por lo tanto, de momento no se puede concluir que el «espacio astral» sea objetivo o consensuado, y cualquier afirmación al respecto es respetable como creencia personal, pero no es una certeza.

¿Qué críticas hay al rechazo de la interpretación de Viaje Astral

Que algo no pueda demostrarse no implica que no exista. La Realidad es siempre mayor que lo demostrado por la ciencia. La ciencia sólo confirma lo que YA existía. 

Antes de que Copérnico propusiera un modelo matemático que demostró que La Tierra gira alrededor del Sol, La Tierra ya giraba alrededor del Sol.

Es decir, la no existencia de algo no puede fundamentarse con la falta de demostración científica. Así que, hoy por hoy no se puede demostrar la existencia de otros planos objetivos además del físico, pero tampoco refutarse.

Por otra parte, la opinión de que se accede a un espacio objetivo o consensuado es tan generalizada, que descartar esa opción sin profundizar en ella, puede suponer perder una gran oportunidad de avanzar en el conocimiento de la conciencia, de lo que somos, y de lo que es la Realidad.

 

¿Y si unificamos?

Utilizar como criterio diferencial que la experiencia corresponde con el mundo interno (Sueños Lúcidos) o el mundo externo (Viajes Astrales) no es práctico por los siguientes motivos:

  • ¿Cómo es posible delimitar con seguridad si un elemento corresponde al mundo interno o externo?

  • Aunque se pudiera determinar la pertenencia a mundo interno/externo, en el caso de que en la experiencia hubiera elementos de ambos, ¿En qué categoría lo incluiríamos? ¿O habría que inventar el concepto sueño astral o viaje lúcido para cuando haya elementos mezclados?

  • En los Sueños Lúcidos es imposible asociar todos y cada uno de los elementos al mundo interno. Entonces siempre hay elementos que potencialmente podrían catalogarse como mundo externo, a la espera de futuras verificaciones. Por lo tanto si los seguimos catalogando como Sueño Lúcido, obtendríamos muchos falsos negativos.

  • En los Viajes Astrales y con la ayuda de una persona con suficiente conocimiento en la terapia con sueños, la mayor parte de los elementos supuestamente del mundo externo, podrían asociarse a significados personales. Por lo tanto, si los seguimos catalogando como Viajes Astrales, obtendríamos muchos falsos positivos.

  • En definitiva, la utilización de dos términos no ayuda a distinguir dos experiencias supuestamente distintas, porque los criterios definitorios no son claros.

  • Además, la utilización de dos términos obstruye la comunicación entre las personas interesadas. Incluso en ocasiones enfrascándose en debates estériles.

  • Desde Soñarlucido.com se aboga por que cada persona utilice el término con el que se sienta más cómoda: sueño lúcido, viaje astral, ensueño… O el más genérico EFC.

Lo que sí sería interesante es profundizar no tanto en los elementos que se perciben en la experiencia, sino en el nivel de conciencia que tenga el perceptor.

De esta manera el foco de atención vuelve al perceptor que es lo realmente importante de la experiencia.

¿Cómo compaginar ambas interpretaciones?

La propuesta de Soñarlucido.com es que no se trata de dos experiencias diferenciadas, sino de un continuo de experiencia, con características que varían en distintos grados.

Para que se dé una EFC hay un requisito básico, que es la ausencia de entrada sensorial. Cuando esto ocurre, el material que surge en la conciencia tiene su fuente en las memorias del perceptor.

Si el sujeto pasa de la vigilia al sueño sin perder la consciencia (Sueño Lúcido tipo WILD) o se proyecta (Viaje Astral), las memorias más salientes, los recuerdos más frescos, son los estímulos que se acaban de percibir. Es decir, el propio dormitorio con el cuerpo durmiendo.

Por eso es habitual comenzar la experiencia en la propia habitación.

Sin embargo, el escenario aunque se parece, no es el dormitorio físico porque siempre hay diferencias o elementos añadidos. Se podría decir que la experiencia combina información de la memoria con contenido de elaboración propia.

Conforme aumenta el período de deprivación sensorial y el perceptor mantiene la consciencia en la experiencia, las memorias del mundo físico reciente se diluyen. Y entonces las vivencias más antiguas o los contenidos del inconsciente personal ganan peso.

Esto es lo que ocurre en los Sueños Lúcidos tipo DILD, en los que el soñador alcanza la lucidez después de un tiempo de sueño ordinario.

En este punto quizás cabe la posibilidad de que a todos estos elementos se les pudiera añadir información del inconsciente colectivo, o de otros campos de información a los que no se puede acceder por medios tradicionales. ¿Quién sabe? 

En definitiva, en las experiencias se percibe una combinación de contenidos en diferentes grados, dependiendo de lo salientes que estén unos u otros. Los criterios que determinarían el grado de saliencia serían:

  1. Cercanía temporal:  los contenidos más cercanos en el tiempo son más salientes.
  2. Estímulos ambientales: determinados ruidos, luces o sensaciones pueden ser incorporados en la experiencia.
  3. Necesidades fisiológicas: la sed, el hambre o la necesidad de orinar pueden tranformarse en elementos dentro de la experiencia.
  4. Intensidad emocional: los contenidos con mayor carga emocional son más salientes.
  5. Estabilidad psicólogica: los rasgos de personalidad pueden tomar la apariencia de entidades, objetos o escenarios.

  6. Intención: el intento del perceptor por traer un contenido en concreto puede dotar de saliencia, como se hace por ejemplo en la incubación de sueños. 

Creencias vs Certezas

Ante la pregunta ¿Sueños Lúcidos y Viajes Astrales son lo mismo? Habría que responder:

«Sí son lo mismo en el sentido de que ambos son Experiencias Fuera del Cuerpo conscientes.»

Si la experiencia de autoscopia, o encontrarse en entornos similares a la realidad física, queremos considerarlas características diferenciadoras entre VA y SL, entonces son experiencias distintas.

Pero esas características serían descriptivas, como el color o el sabor para diferenciar naranjas de Valencia de naranjas de Córdoba. Las dos son naranjas y saben a naranja. Algunos prefieren ver diferencias, y otros prefieren verlas iguales.

Esas características descriptivas no implicarían la existencia de varias realidades objetivas. Tampoco las rechazarían.

En todo caso, diferenciar a partir de esos rasgos no aporta mucho al conocimiento, como se ha explicado antes.

Ante la pregunta ¿En los Viajes Astrales se accede a un espacio objetivo o de consenso? Habría que responder:

Las posibles respuestas son CREO que sí o CREO que no, remarcando que es una creencia y no una certeza. O si se quiere dar una respuesta más certera habría que decir:

«De momento no se ha demostrado que sí, pero tampoco que no. Aunque yo CREO que X»

En definitiva, lo que es seguro es que queda mucho por conocer y sería presuntuoso pensar que ya hemos desentrañado todos los misterios de la Realidad.

Así que cualquier interpretación, sea cuál sea, es sólo un intento de comprender La Verdad. 

En ningún caso es La Verdad.

¿Y si sólo fuera una diferencia semántica?

Piensa ahora: ¿Qué significado le das a la palabra SUEÑO?¿Qué es para ti SOÑAR?

Si para ti, SOÑAR es sólo imaginar cosas o sucesos que se perciben como reales mientras duermes, y cuyo origen está únicamente en las vivencias de vigilia y en memorias personales, entonces necesitas una palabra como VIAJE ASTRAL para definir una serie de experiencias con contenido transpersonal.

Si para ti SOÑAR es un acto que trasciende al propio ser humano que sueña, y que abarca hasta casi el Infinito, entonces el concepto VIAJE ASTRAL está contenido en tu significado de SUEÑO, y puedes obviarlo.

Si eres del primer grupo tienes un concepto de SOÑAR restrictivo.

Si eres del segundo grupo tienes un concepto de SOÑAR extensivo.

Y no es mejor ser de un grupo que de otro. Lo importante es saber tu significado de soñar, para desde ahí reconocer que otras personas pueden tener otros significados igual de válidos.

Y quizás estáis hablando de la misma experiencia con distintas palabras. Y darse cuenta de eso une más que separa.

Y tú «¿de quién eres?». ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

 

Opt In Image
SUSCRÍBETE Y DESCARGA GRATIS EL CURSO
"LOS 5 ELEMENTOS DE LA LUCIDEZ"


He leído y acepto la política de privacidad

4 comentarios en “¿Viajes astrales y sueños lúcidos son lo mismo? Un análisis en profundidad”

  1. He tenido dos experiencias fuera del cuerpo en la última semana, nunca antes recuerdo haberlo hecho, estoy dichosa pero también un poco confundida

    • Sí, las EFC son algo que suele remover mucho a la persona que las experimenta. Está bien dedicar un tiempo a asimilar lo que supone para el concepto personal del mundo. Cualquier cosa que te podamos ayudar desde aquí, no dudes en preguntar

  2. Hola, gracias por dedicar tu tiempo para compartir tus conocimientos y experiencias, actualmente práctico el arte de los sueños lúcidos aunque aún no he conseguido tener ninguno, pero mi interés por los SL surgió cuando mi hijo se volvió adicto a las drogas, ha estado y está con ayuda psicológica sólo tiene 16 años, he leído mucho acerca de los problemas emocionales presentes y pasados de los adictos, me propongo firmemente ayudar a mi hijo a salir del mundo de las drogas, a través de los SL o VA, necesito encontrar respuestas y guía para salvar a mi hijo, tal vez para los demás sea una locura poder ayudarlo desde allí, pero ya llevamos 2 años de terapia psicológica, entre psicólogos y educadores y nada parece funcionar.
    Tu qué has trabajado con drogadictos entenderás mi situación.
    A la hora de dormir mi realidad no me deja relajarme por lo tanto no consigo concentrarme. Qué consejo me darías?
    Gracias por responder

    • Hola María. Ciertamente convivir con la adicción a las drogas de alguien cercano es difícil, y más si es un hijo. En primer lugar te diría que pusieras el caso en manos de una organización de confianza como Proyecto Hombre (u otra similar si estás fuera de España). Ese tipo de entidades también trabajan y asesoran a los familiares. Los SL te pueden ayudar a trabajar contigo misma y con los conflictos emocionales que la situación te traiga, de una forma complementaria a una terapia tradicional. Así que te animo a que si lo necesitas, te des la oportunidad de que un profesional te acompañe en sentido. Una de las dificultades mayores es transmitir a tu hijo que tiene tu apoyo, pero al mismo tiempo protegerte del desgaste que la situación acarrea. Te deseo mucho ánimo y si necesitas un asesoramiento más personalizado estoy a tu disposición en info@sonarlucido.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.